domingo, 20 de agosto de 2017

LA BALANZA DE LA JUSTICIA



KARMA: Tal palabra en si misma significa LEY DE ACCIÓN Y CONSECUENCIA. Obviamente no existe causa sin efecto ni efecto sin causa.
Cualquier acto de nuestra vida, bueno o malo tiene sus consecuencias. Todo lo que se hace hay que pagarlo, se nos ha dado libertad, libre albedrío y podemos hacer lo que queramos, pero es claro que tenemos que responder por todos nuestros actos. No solamente se paga Karma por el mal que se hace, sino por el bien que se deja de hacer pudiéndose hacer.
Sí en vuestra pasada existencia matamos, ahora nos matan, sí herimos ahora nos hieren, sí robamos ahora nos roban, y con la vara que medimos seremos medidos. Sin embargo es posible modificar nuestro propio destino, porque cuando una Ley Inferior es trascendida por una Ley Superior, la LEY SUPERIOR LAVA A LA LEY INFERIOR.


Al LEÓN DE LA LEY SE LE COMBATE CON LA BALANZA; sí en un platillo de la balanza ponemos nuestras buenas obras y en el otro ponemos nuestras malas obras, ambos platillos pesarán iguales habrá un equilibrio. Sí el platillo de las malas acciones pesa más, debemos poner buenas obras en el platillo de las buenas acciones para pagar haciendo el bien. Muchas personas que sufren sólo se acuerdan de sus amarguras deseando remediarlas, más no se acuerdan de los sufrimientos ajenos, ni remotamente piensan remediar las necesidades del prójimo. Ese estado egoísta de conciencia sólo sirve para gravar más los sufrimientos. Se debe trabajar siempre desinteresadamente por la humanidad, así alteramos aquellas malas causas que originaron los malos efectos; no olvidemos que Alterando la Causa se Altera el Efecto

Es indubitable que el EGO comete innumerables errores cuyo resultado es el Dolor, pensemos por un momento en las muchedumbres que pueblan la faz de la tierra, sufren lo indecible, victimas de sus propios errores; sin en Ego no tendrían esos errores, ni tampoco sufrirían las consecuencias de los mismos. Lo único que se requiere para tener derecho a la verdadera felicidad es ante tono no tener Ego, ciertamente cuando no existen dentro de nosotros los agregados psíquicos, los elementos inhumanos que nos vuelven tan horribles y malvados, no hay Karma por Pagar, y el resultado es la felicidad. Cuando uno sirve de acuerdo con el RECTO SENTIR, EL RECTO OBRAR Y EL RECTO PENSAR, las consecuencias suelen ser dichosas. Desafortunadamente el pensamiento justo, el sentimiento justo, etc; se hace imposible cuando una segunda naturaleza inhumana actúa en nosotros, dentro de nosotros y a través de nosotros, aquí y ahora. Si no fuese por el mi mismo, nadie sería iracundo, nadie codiciaría los bienes ajenos, ninguno sería lujurioso, envidioso, orgulloso, perezoso, glotón, etc.


La Justicia sin Misericordia es Tiranía; la Misericordia sin Justicia es Tolerancia, complacencia con el delito. En este mundo de desdicha en que nos encontramos, se hace necesario aprender a manejar nuestros propios negocios para enrumbar el barco de la existencia a través de las diversas escalas de la vida. El Karma es negociable, y ésto es algo que puede sorprender muchísimo. Sí la Ley de Acción y consecuencia, Sí el Némesis de la Existencia, no fuera negociable, entonces ¿donde quedará la misericordia Divina?
Francamente no se podría aceptar crueldad en la Divinidad. Lo real, aquello que es todo perfección, eso que tiene diversos nombres tales como: INRI, ALA, DIOS BRAHAMA, etc., en modo alguno podría ser algo sin misericordia, cruel, tiránico, por todo esto es que el Karma es negociable; Quien no tiene con que pagar, pagará con dolor. Nunca debemos protestar contra el Karma, lo importante es saberlo negociar.


Desgraciadamente a las gentes lo único que se les ocurre cuando se hayan en una gran amargura, es lavarse las manos como Pilatos; decir que no ha hecho nada malo, que no son culpables, que son Almas justas, etc. A los que están en la miseria, revisen su conducta, júzguense a sí mismos, que se sienten aunque sea por un instante en el banquillo de los acusados, después de un somero análisis de si mismos modifiquen su conducta. Sí esos que se hayan sin trabajo se tornasen caritativos, apacibles, serviciales en un cien por ciento, es obvio que alterarían radicalmente la causa de su desgracia, modificándose en consecuencia el efecto. No es posible modificar un efecto si antes no se ha podido modificar radicalmente la causa que lo produjo; pues como se ha dicho no existe Efecto sin Causa ni Causa sin Efecto. No hay duda que la miseria tiene su causa en la borrachera, en la violencia, adulterio, despilfarro, avaricia, etc.


El Karma es una medicina que se nos aplica para nuestro bien "Dichoso el hombre a quien Dios Castiga"; desgraciadamente la gente en lugar de inclinarse reverentemente ante el Eterno Dios Viviente, protestan, blasfeman, se justifican a si mismas, se disculpan neciamente y se lavan las manos como Pilatos. Con tales protestas no se modifican el Karma, al Contrario se torna más duro y severo. Reclamamos fidelidad del cónyuge cuando nosotros mismos hemos sido adúlteros en esta vida o en precedentes. Pedimos Amor cuando hemos sido despiadados y crueles. Solicitamos comprensión cuando nunca hemos sabido comprender a nadie; cuando jamás hemos aprendido a ver el punto de vista ajeno. Anhelamos dichas inmensas cuando hemos sido siempre el origen de muchas desdichas. Hubiéramos querido nacer en un hogar muy hermoso y con muchas comodidades cuando no supimos en pasadas existencias, brindarle a nuestros hijo hogar y belleza.


Protestamos contra de nuestros insultadores, cuando siempre hemos insultado a los que nos rodean. Queremos que nuestros hijos nos obedezcan, cuando jamás supimos obedecer a nuestros padres. Nos afecta terriblemente la calumnia, cuando nosotros siempre fuimos calumniadores y llenamos el mundo del dolor. Nos fastidia la Chismografía, no queremos que nadie murmure de nosotros; sin embargo, siempre anduvimos en chismes y murmuraciones, hablando mal del prójimo, mortificándole al vida a los demás. Es decir siempre reclamamos lo que no hemos dado; en todas nuestras existencias anteriores fuimos malvados y merecemos lo peor, pero nosotros suponemos que se nos debe dar lo mejor.


Los enfermos en vez de preocuparse tanto pro sí mismos, deberían trabajar por los demás; hacer obras de caridad; tratar de sanar a otros, consolar a los afligidos, llevar el médico a los que no tienen con que pagar; regalar medicinas, etc., y así cancelarían sus Karmas o sanarían totalmente. Quienes sufren en sus hogares deberían multiplicar su humildad, su paciencia y serenidad. No contestar con malas palabras, no tiranizar al prójimo; no fastidiar a los que nos rodean; saber dispensar los defectos ajenos con una paciencia multiplicada hasta el infinito. Así cancelarían su Karma y se volverían mejor.


Desgraciadamente ese ego que cada cual lleva dentro, hace exactamente lo contrario de lo que aquí estamos diciendo; por tal motivo es urgente e inaplazable, impostergable, reducir el mi mismo a polvareda cósmica. Cuando tal o cual Karma se encuentra ya totalmente desarrollado y desenvuelto debe llegar hasta el final inevitablemente. Esto significa que sólo es posible modificar radicalmente el Karma cuando el Arrepentimiento es total y cuando toda posibilidad de repetir el error que lo produjo ha desaparecido radicalmente.


PRACTICA: CON EL KARMA (negociación)




a).- Buscar un lugar íntimo
b).- Encender un vela
c).- Orar un padre nuestro
d).- Invocación


Padre mío, Dios mío, Señor mío, tu que eres mi real Ser, te pido te transportes al templo corazón de la Justicia cósmica, haced los saludos de rigor: JAKIN, BOAZ, dad los siete pasos sagrados hacia el interior del templo y póstrate de rodillas ante los pies del Jerarca de la LEY y la Justicia Divina.
Sr. Anubis, Anubis, Anubis y sus cuarenta y dos jueces. Gloriosos seres, ante este tribunal hemos venido a pedirles que con los poderes que les son conferidos me concedan el tiempo necesario y la oportunidad de pagar mis deudas kármicas...
Sr. Anubis, Anubis, Anubis y sus cuarenta y dos jueces. Gloriosos seres, ante este tribunal hemos venido a pedirles que con los poderes que les son conferidos me concedan el tiempo necesario y la oportunidad de pagar mis deudas kármicas...
Sr. Anubis, Anubis, Anubis y sus cuarenta y dos jueces. Gloriosos seres, ante este tribunal hemos venido a pedirles que con los poderes que les son conferidos me concedan el tiempo necesario y la oportunidad de pagar mis deudas kármicas...


Anubis, Supremo Jerarca de la Justicia Divina, ante ti pedimos nos ayudes a dar solución favorable a la situación que actualmente estamos pasando (Aquí con palabras sencillas se expone el problema que se tiene y se pide misericordia a la Ley). A cambio del servicio a la humanidad se ofrece lo que podemos dar o aportar en bien de nuestros semejantes, en bien de la gran obra, pero con el irme propósito de que se va a cumplir con lo que se promete...("Recuerde que no hay nada sagrado, sí uno no lo hace sagrado").


e).- Asana o postura: se coloca de rodillas con los brazos extendidos en forma de cruz. SE imagina que se encuentra ante un tribunal y con ese ejercicio pide misericordia, concentrado profundamente en la constelación de Libra, en las dimensiones superiores de conciencia. Se imagina una balanza en una sala de justicia y esa balanza es usted y lucha por equilibrarla pidiendo misericordia a la Ley, por nuestros errores cometidos
f).- Vocalización (mantrams). Balanceando los brazos en línea recta de arriba hacia abajo iniciando por el lado derecho, inhalar profundamente y al exhalar vocalizar el mantram "NI" en forma alargada así "NNNNNNNIIIIIII". Se repite la inhalación en cada mantram por separado, siguiendo "NE" NNNNNNNEEEEEEE y luego con "NO" NNNNNNNOOOOOOO, "NU" NNNNNNNUUUUUUU, y "NA" NNNNNNNAAAAAAA.

SAMAEL AUN WEOR

No hay comentarios:

Publicar un comentario