martes, 16 de enero de 2018

ROSA ESOTERICA Cap 2 y Cap 3

TU LIBRO
Ten este Breviario Filosófico.
Por encima de la Filosofía de la Vida, más allá de cuanto sepas, sobre todos tus conocimientos, ten este Breviario Filosófico…
Escógelo entre muchos, silenciosamente… Selecciónalo entre todos, calladamente…
Búscalo entre la multitud de los otros Libros, sin decir cuál prefieres… El surgirá como si tuviera un alma y se vendrá a tus manos lleno de alborozo porque estaba hecho para ti.
No importa cuál sea su tendencia, si está en armonía con la tuya. Lo más sublime, lo más bello, es que ambos seáis UNO en la quietud de cada instante y en el hilo angustioso de las horas.

Y cuando lo cierres, cuando lo dejes abandonado, cuando lo arrojes sobre tu mesa o lo pongas sobre tu estante, allí quedará, mudo, en silencio, pero dulce y sonriente como una lógica prolongación tuya.
Vive tu vida, sea cual fuere…
No te detengas en el sendero, si es que llevas un camino…
Pero en todo momento de soledad azoten los vientos o vengan brisas suaves, tengas tumultos internos o alegrías infinitas, recurre… recurre siempre a este Libro…
El te dirá cuál es la hora magna, el instante cumbre…
Cuándo las tinieblas han de oscurecer el Sol de tu Vida y cuándo ha de hacerse Luz en mitad de tus sombras.
El te abrirá su taza de mármol, como una Fontana, para que calmes tu sed. El se dejará censurar…
El se dejará aplaudir…
El será todo para tu Alma. El tiene la última palabra. ES LA ROSA.
Y siempre te dará la Clave de todas tus desventuras…

TU PIEDRA
Tú tienes una piedra…
¿No lo sabías?. Sí, mira.
En los bajos fondos de ti mismo, más allá de tu estulticia, incrustada en el muro de tu propia subconsciencia, hay una Piedra…
Bruta, fría, impasible, con la dureza del más duro mármol, con tosquedad rocosa… Pero… tienes una piedra ignorada y no la ves, no la percibes, no la palpas, no sientes sus efectos y, sin embargo, vive… vive allí en la Soledad de tu caverna, esperando el instante de ser labrada.
Se te puede pasar la vida - este efímero tránsito - ignorando siempre su existencia y ella habrá esperado inútilmente que tu interna mirada la haya descubierto en la monotonía de su larga espera…
Si la dejas estar, si no la despiertas, si no la labras, si ha de continuar con ese sueño extático… cuando ya no existas, cuando dejes de ser, tornará al montón de tantas piedras como quedaron en el camino, yerto bagaje de los que hicieron como tú…
Si, en cambio, no quieres que duerma.
Si tratas de despertarla porque un dolor o una pena honda dieron conciencia a tu vida.
Si intentas bucear dentro de ti mismo y consolarte con las grandezas de tu espíritu para enjugar internamente tantas y tantas lágrimas que no pudieron secarse al exterior.
Entonces…
Suspira profundamente, llama en el cerrado Mesón de tus causas interiores y busca tu Piedra…
Es tosca e imperfecta, ¿verdad?.
Pues hazle saltar las primeras lascas para irla moldeando, pero… Hazlo con cuidado, con AMOR…

Que en la Piedra que tocas, está la Rosa, el Tesoro de tu propia Alma. 
KRUMM HELLER

No hay comentarios:

Publicar un comentario